Lo Último

Porque me quedo en Venezuela

Por: Ricardo Abud

Sin lugar a dudas atravesamos una de las peores crisis que recuerde haya vivido en mi país, en la cual muchos han optado por irse a otras tierras  en busca de mejorar la situación económica o los problemas de inseguridad que afrontamos, sin dejar  de mencionar la corrupción y la viveza de muchos compatriotas como una forma de vida, la inanición del gobierno en no dar repuestas y no enfrentar de manera enérgica la crisis y el caos.

Las razones porque he decidido quedarme son muchas y respeto la decisión de cada quien al momento en que las han tomado.  

Me quedo en Venezuela porque me he visto la abundancia, no me quedo porque me guste la miseria.

Me quedo porque no puedo conformarme con el presente que tenemos hoy, no me quedo porque sea conformista.

Me quedo porque solo con el trabajo honesto podremos construir el desastre que nos toca enfrentar, no me quedo porque apoye las erradas políticas en lo económico y la improvisación del gobierno o por la voracidad insaciable de los que se hacen llamar empresarios en nuestro país.
Me quedo por amor, a este suelo, a este clima, a estos paisajes, a su gente más allá de que muchos se han empeñado en destruirla, no me quedo porque tenga miedo.

Me quedo porque sueño con un país en el cual el odio no exista entre nosotros, en el cual podamos alcanzar la justicia y el bienestar de todos, no me quedo por esa falta de valores que se pierden cada día y destruyen esos sueños.

Me quedo porque mi conciencia así me lo exige, no me quedo porque sea un adulador.
Me quedo porque he apoyado con toda la efervescencia de mí ser un proyecto de país en el cual todos podamos ser incluidos, no me quedo por la pérdida de un legado político.

Me quedo porque debo coadyuvar a subsanar los errores que se han cometido desde la trinchera que me  toque ocupar, no me quedo porque aplaudo esos errores.

Me quedo porque creo en Venezuela y su futuro exitoso y quiero ser parte de ese futuro.

Para todos los que se han ido y se van todo mi amor, admiración y apoyo, se lo que viven porque me ha tocado hacerlo  en el pasado, sé que ha sido una decisión difícil que muchos tomaron como lo es quedarse también, solo hemos elegido unos irse otros quedarnos.

Desde donde quieran que se encuentren no juzguen a lo que hemos errado, hemos aprendido muchas cosas y crecido moralmente, hemos apoyado un proyecto de país que se nos pierde cada día por la ignorancia y la discapacidad funcional de muchos a los que le ha tocado la tarea de encaminar al país y a sus instituciones, se han aprovechado y apropiado de nuestras riquezas descaradamente y mantienen en zozobra el amor que muchos hemos profesado de manera consciente a ese proyecto de inclusión social, estos años han sido difíciles para todos.

Nunca antes se ha tenido tanto poder político y no se ha sabido aprovechar más allá de las circunstancias  externas e internas, no se ha capacitado a la nación y el populismo cada día se incrementa de manera firme y despiadada poniendo en riesgo lo maravilloso de la construcción de un país que se encamine al desarrollo económico, se están creando parásitos como forma de chantaje y permanencia, debemos contrarrestar esa nueva forma de hacer política.

Sigo creyendo en el socialismo como una forma de salvar a la humanidad, el capitalismo y neoliberalismo como forma del capital atraviesa una crisis descomunal, no ha logrado satisfacer las necesidades más elementales del ser humano a todo lo largo y ancho del planeta negarlo es visceral,  cada día se evidencia que la marginación y la exclusión social no sólo afecta a millones de seres humanos en los países desarrollados. Los errores cometidos en Europa de Este no evidencian el fracaso del socialismo como alternativa histórica de desarrollo, claramente lo demuestra la ex Unión Soviética, un país atrasado que en menos de 30 años se convirtió en la segunda potencia industrial del mundo. La mala praxis política la llevo a fracasar y arraso con todo  vestigio de planificación socio-económica. El desarrollo desenfrenado del capitalismo pone en peligro la supervivencia en nuestro planeta, la vida misma de la humanidad, el ataque salvaje a la naturaleza y sus riquezas, así como la anarquía en la producción en la búsqueda desesperada de la ganancia, legaremos un planeta inhabitable a nuestra descendencia en mediano plazo.

Hoy, en todo el globo terráqueo, la prioridad que en la nueva historia se plantea es la lucha por la democracia como poder y política, y desde ella, la de la liberación y el socialismo. Las tres constituyen, la libre autodeterminación de los pueblos, la única alternativa para la sobrevivencia del mundo.

Sigo creyendo en el socialismo como una vía para salvar al planeta, mas allá de los errores que se han cometido y la presión internacional por conducir al fracaso la ilusión y la esperanza que muchos depositamos con la llegada de Chávez al poder, la distorsiones, improvisación están matando los sueños, es por ello que decidió quedarme para ayudar y contribuir a reconducir la esperanza desde  donde me toque luchar, aunque se me vaya la vida en ello, es mi deber y por eso he optado por quedarme en mi país.  El carácter socialista de sociedad podrá decretarse, pero las acciones son las únicas que definirán ese carácter socialista de la sociedad no sus gobernantes con el discurso.


NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE QUE SER POBRE. 
Share on Google Plus

About Ricardo Abud (Chamosaurio)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario