Lo Último

Torturas y violaciones en prisiones de EE.UU.

A propósito del Día Internacional en apoyo a las Víctimas de la Tortura, que se conmemora este lunes 26 de junio, son muchas las violaciones a los derechos humanos que se cometen en las prisiones de EE.UU., donde miles de personas son sometidas a todo tipo de abusos y tratos inhumanos.

El 12 de diciembre de 1997, la Organización de Naciones Unidas (ONU), por recomendación del Consejo Económico y Social del organismo multilateral, proclamó el 26 de junio como el  Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura.
El objeto de la fecha es reaccionar con vistas a la erradicación total de la tortura y a la aplicación efectiva de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, que entró en vigor el 26 de junio de 1987.
La practica de la tortura es considerado un crimen en el derecho internacional. Sin embargo en Estados Unidos se siguen llevando a cabo este tipo de acciones violatorias de los DD.HH.

Torturas en EE.UU.
Estados Unidos (EE.UU) ha sido criticada y denunciada mundialmente en reiteradas ocasiones por sus prisiones y centros clandestinos, entre ellos la cárcel de Guantánamo, donde se evidencian todo tipo de torturas, violaciones de los derechos humanos y abusos sistemáticos y reiterados a quienes se encuentran detenidos en el lugar, en muchos casos sin pruebas.
Detenciones secretas, arbitrarias y prolongadas, desapariciones forzadas, malos tratos y la vulneración del derecho al proceso debido a los sospechosos, han sido frecuentes en el marco de la “guerra contra el terror” que ha ejercido EE.UU. después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.
El Senado de EE.UU. presentó en 2015 un informe de más de 6 mil páginas que evidencian al menos 39 casos de torturas por parte de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) para obtener información sobre actos terroristas, los cuales algunos fueron reconocidos por el Gobierno estadounidense, que hasta el momento no ha imputado a ninguna persona de este organismo.
El informe reveló que a algunos detenidos fueron sometidos a la simulación de ahogamiento o "waterboarding", a los golpes contra paredes, a las humillaciones, a la exposición al frío, la privación del sueño y de pie, con el objetivo de causarles alucinaciones y a la alimentación rectal.
A su vez, a la presión psicológica, como amenazas con arremeter sexualmente contra familiares de los detenidos. 

Casos de torturas
La Sociedad para una Justicia Abierta (OSJI por su sigla en inglés) presentó un informe sobre 136 casos de tortura, entre los que destaca el de Shaker Aamer, un ciudadano de Arabia Saudita, capturado en Afganistán después del 11 de septiembre de 2001, que pasó su detención en varios recintos, como la base aérea de Bagram y la "Prisión Oscura" en Kabul, y en todas fue torturado.
La organización también detalló el caso de Ahmed Agiza, un ciudadano egipcio que vivía con su esposa y cinco hijos pequeños en Suecia y el 18 de diciembre de 2001 fue detenido en secreto por la Policía de Seguridad sueca y posteriormente entregado a agentes de la CIA, que lo despojaron de su ropa y encadenaron con grilletes para trasladarlo a Egipto, donde fue torturado con descargas eléctricas y condenado a 25 años de prisión por pertenecer a una organización islámica. Sin embargo, redujeron la pena a 15 años, tras la falta de pruebas.
Otro lamentable caso es el de Abu Zubaydah, de nacionalidad saudí, que pasó nueve años en la cárcel de Guantánamo y sin ser acusado por cometer algún tipo de crimen fue sometido 83 veces a la técnica del simulacro de asfixia por hundimiento en agua y perdió un ojo como consecuencia de otros tipos de torturas que recibió de los agentes de la CIA. 

Satar Jabar fue torturado en la prisión Abu Ghraib conectándole al cableado eléctrico por manos y genitales, un método del manual de torturas de la CIA. Jabar no estaba acusado de terrorismo sino de un delito de robo de vehículos. | Foto: Archivo.

La prisión de Guantánamo
La cárcel de Guantánamo está ubicada en la Base Naval de EE.UU. en una ciudad ocupada ilegalmente en el sudeste de Cuba. La prisión llegó a tener 800 detenidos que llegaron desde Afganistán, pero en la actualidad tiene 80, la menor cantidad desde que fue abierta por el expresidente George W. Bush, en 2001 tras los ataques del 11 de septiembre.
El establecimiento carcelario que cumplió 114 años el pasado 16 de febrero fue durante más de medio siglo un centro de estímulo a la prostitución, el juego y las drogas, y de un abierto intervencionismo a la justicia y la soberanía de la nación caribeña.
Datos oficiales proporcionados por el Gobierno cubano indican que son muchas las violaciones del espacio aéreo, marítimo y terrestre cometidas en Guantánamo, junto a diversas provocaciones como disparos, lanzamiento de piedras, ofensas y daños ecológicos irreparables.
Desnudar a los prisioneros y fotografiarlos es un método de humillación. | Foto: Archivo

Guantánamo en cifras
- Tiene 117,6 kilómetros cuadrados, de los que solo 49,4 son de tierra firme y una línea costera de 17,5 kilómetros.
- En 2013, expresidente Barack Obama pidió al Congreso más de 450 millones de dólares para obras de mantenimiento en la prisión ilegal y otros 200 millones de dólares para mejorar las instalaciones temporales.
- Hasta 2008 habían pasado por el centro alrededor de 800 prisioneros de 42 países, la gran mayoría afganos y pakistaníes.
Un prisionero es amarrado con un collar para perros. | Foto: Archivo

Trump y Guantánamo
Durante su campaña presidencial, el mandatario de EE.UU., Donald Trump, afirmó que planea ampliar la cárcel de Guantánamo y llenarla de "tipos malos".
A su vez, propuso contraer un acuerdo con Cuba para que se queden con la base y recompensen a EE.UU. con los gastos, porque según Trump "se les está pagando un alquiler".
El republicano ha rechazado en diversas oportunidades las liberaciones de presos de esa prisión, donde, a su juicio, los detenidos que quedan son "extremadamente peligrosos" y "no se les debe permitir volver al campo de batalla".
La cárcel de Guantánamo sigue siendo un centro condenado por la comunidad internacional. | Foto: Reuters 
Los actos de tortura se consideran unos de los delitos más atroces, y su práctica sistemática y generalizada constituye un crimen de lesa humanidad. En todos los instrumentos internacionales, la aplicación de la tortura está absolutamente prohibida. 

Ser sospechoso para la CIA significa ser un claro blanco de torturas. | Foto: Archivo
Share on Google Plus

About Ricardo Abud (Chamosaurio)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario