Lo Último

Quién gobierna en los Estados Unidos?

Por: Hugo Moyer Agostini
“Seremos prudentes, en espera de las decisiones 
que tome Donald Trump…”
Presidente Nicolás Maduro

Si les preguntara: ¿Quién gobierna en Venezuela? seguramente, la oposición, los adversarios o enemigos de Maduro, dirían que aquí no hay gobierno, que aquí lo que hay es un desgobierno o, como quisieron imponer y aprobaron recientemente en la Asamblea Nacional – en desacato –  expresarían que aquí lo que hay es un vacío de poder o que Maduro ha dejado de gobernar y no está cumpliendo con sus funciones o, probablemente, que aquí gobierna, en el mejor de los casos: el TSJ, el PSUV y quién sabe si digan, que gobierna es Diosdado o Cilia Flores y quizá; en el peor de los casos, asegurarían – sin pruebas de ningún tipo – que gobiernan los Castro – desde Cuba –  y si son “creativos”, señalarían que lo hace Vladimir Putin – desde el Kremlin –  o son capaces de señalar, sin desparpajo, que quien gobierna es Xi Jiping – desde el Comité Central del Partido Comunista Chino –  En resumen: En Venezuela no gobierna nadie. A la oposición sólo le falta reconocer que  ni siquiera en los estados o en las alcaldías, bajo su responsabilidad, hay gobierno.

Ahora bien, si le preguntaran a los Chavistas y “Chavistas”, sean estos “hipercríticos”, “equilibraditos” o “chavistas radicales”, seguramente, la gran mayoría dirían   –  sin dudar un instante –   que en Venezuela gobierna Nicolás Maduro Moros; aunque algunos digan que está gobernando mal y hay que sacarlo o sustituirlo (“hipercríticos”); otr@s dirán que está cometiendo algunos errores pero si los corrige gobernaría mejor (“equilibraditos”) o, sencillamente, much@s exclamarían con fuerza, que se la está comiendo y va que chuta (“chavistas radicales”); incluso, pienso yo, nos atreveríamos a decir que lo está haciendo, relativamente, mejor que el propio Hugo Chávez Frías, si lo comparamos con el poco tiempo de gobierno que lleva y las difíciles circunstancias que le ha tocado enfrentar. Es más, me atrevo a especular que, si le preguntamos al Presidente Nicolás Maduro, este diría que en Venezuela, está gobernando el pueblo y el poder popular, cumpliendo con el compromiso adquirido con el comandante Chávez, quien aseguró, en diciembre de 1998, frente al Consejo Supremo Electoral: “Yo he sido juramentado como Presidente de la República y jefe de Estado, pero a partir del 02 de febrero de 1999, el verdadero gobernante será el pueblo de Venezuela”.

De tal suerte que, salvo otras interpretaciones, aquí en Venezuela la gran mayoría diríamos que, en nuestro país, gobierna el Presidente Nicolás Maduro, con el apoyo del pueblo, el PSUV y el Gran Polo Patriótico, de fuerzas y organizaciones sociales, el apoyo de países como Cuba, Rusia y China, entre otros y con una parte importante de sectores de oposición que aún lo reconocen como gobernante. En Venezuela –  no sobra decirlo –  desde que Chávez asumió la Presidencia, gobierna el Presidente. No gobierna el Partido, las Transnacionales, el Gobierno Norteamericano; es más, apenas se ven atisbos del Gobierno Comunal, a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho, especialmente, con el Presidente Maduro.

Ahora les pregunto: ¿Quién gobierna en los Estados Unidos? Y pudiéramos complementar preguntando: ¿Quiénes han gobernado en los EEUU en los últimos tiempos? Es decir: ¿Quiénes están tras bastidores gobernando realmente?

Bueno, poniendo en riesgo muchas cosas, entre ellas: ser censurado, o fuertemente criticado, me voy a atrever, una vez más, a hacer pública mi opinión, que está fundamentada en más de 45 años de lecturas, investigaciones, reflexiones, conversaciones con especialistas, así como con la vivencia y con una rigurosa observación crítica y analítica de la realidad. Confiado que, en esta oportunidad, este excelente medio de comunicación e intercambio de ideas, donde desde hace años escribo, con  exclusividad,  como lo es APORREA, no me vuelva a reprobar y coartar mi libertad de decir lo que pienso, así esté equivocado. Sobre todo, espero que muestren con sus actos que están dispuestos a aceptar la crítica constructiva, que en este artículo hago pública. 

Para que se comprenda mejor lo que trato de expresar, recuerdo a los lectores un artículo nuestro que salió publicado en Aporrea, el 03 de agosto de 2006, titulado: “Machemos por la Paz”, en: http://www.aporrea.org/internacionales/a24117.html                                                                Esa vez fui sorprendido cuando en lugar de no publicarlo, como lo han hecho otras veces, el equipo Editorial de APORREA se atrevió – no sé si por primera y única vez–  a advertirnos y criticarme al comienzo del artículo con esta “pelusa de gallo”:

“Nota de aporrea: Los "protocolos de los sabios de Sión", al cual se refiere el autor, es un panfleto usado hasta el cansancio por Hitler y otros anti-semitas para justificar el exterminio de los judíos. Wikipedia y otras fuentes en internet lo catalogan como "uno de los fraudes literarios más notorios de la historia". El panfleto fue usado por esbirros de José Stalin para justificar su arremetida contra sectores de la izquierda bolchevique, empezando por León Trotsky, quien era de ascendencia judía. Aporrea alerta a sus lectores sobre lo expresado por este articulista en torno al panfleto mencionado, y al mismo tiempo insta públicamente a los columnistas a investigar sus fuentes.”

Voy a ser sincero – más de diez años después – esperando que este artículo sea publicado, pues ya me han censurado otros. En ese momento me pareció que Aporrea estaba infiltrada o dirigida, no sé si lo está aún, por gente vinculada al sionismo internacional y que tarde o temprano daría un giro en su política editorial en contra del gobierno, como lo ha venido haciendo. Segundo, si no fuera este el caso y ojalá esté equivocado, me pareció un desconocimiento supino y una manipulación de lo que pretendía decir y creo que, como dicen en psicología, hicieron proyección y quienes deberían revisar sus fuentes, estudiar e investigar con rigor, fueron quienes colocaron esa nota, pues le otorgaron el valor a Wikipedia de un libro sagrado, como la Biblia; como si Wikipedia – que puede haber sido creado y estar en manos de judíos sionistas – fuera un equipo de sabios que se la saben todas y son jueces mundiales de la verdad verdadera. 

En esa oportunidad, escribí como 30 páginas en respuesta a esa nota y, por prudencia, preferí no enviarla. Y confío en no tener que hacerlo por otro medio ahora. Confieso que aún me pregunto qué fue lo que pasó, pues he visto artículos donde los articulistas dicen cualquier disparate y nunca aún puesto en dudas sus fuentes y tampoco su verdad, sencillamente lo han dejado expresarse con libertad. ¿Por qué en Aporrea me censuraron públicamente sólo por sugerir a los y las lector@s que leyeran en internet “Los Protocolos de los Sabios de Sión” ¿Cuál es el misterio? ¿Acaso no creen en la capacidad crítica y analítica de sus lectores y hay que advertirles que tengan cuidado que allí viene el “coco” y que San Nicolás existe?

¿Por qué me refiero ahora a este, incómodo y sorpresivo, incidente del pasado que tuvimos con APORREA y que ya habíamos olvidado y trasmutado? ¿Qué tiene que ver este hecho con la pregunta: Quién gobierna en los Estados Unidos?

Trataré de ser breve, porque la necesidad obliga: Lo fenoménico aparencial, lo visible y evidente es que en EEUU gobiernan los Presidentes, junto con su equipo de gobierno. Sin embargo, hay quienes aseguran que gobiernan, en realidad, los miembros del Safari Club, los Iluminati, las grandes transnacionales de la industria petrolera, armamentista, farmacéutica, alimenticia e incluso, financiera. O como gustan decir algunos: quienes controlan el complejo industrial-militar-financiero.
Pues bien, sostengo, y estoy convencido de ello – así no me dejen entrar nunca más en EEUU y me vuelvan a censurar en Aporrea y otros medios comunicacionales e incluso que corra peligro mi vida –   en los Estados Unidos de Norteamérica gobierna el poder sionista internacional, transnacional y mundial, quienes tienen sus principales centros de operaciones en Israel, Inglaterra y Estados Unidos. En el caso de Latinoamérica, su mayor presencia está, en Argentina. Si desean mayor información, o tienen dudas, les recomiendo leer los bien enjundiosos libros del ya poco recordado asesor de Chávez: Norberto Ceresole. (Ver, entre otros: http://seprin.info/2012/01/14/el-dominio-sionista-en-argentina/)

No voy a extenderme mucho para argumentar con infinidad de citas, datos, estadísticas, acontecimientos, etc.; sólo me voy a limitar, por ahora, a señalar cinco detallitos y aportarles  – para facilitar su comprensión –, tres citas de autores que han investigado y escrito sobre el tema y, finalmente, unas declaraciones del propio Donald Trump, durante su campaña electoral. Veamos: 
1. ¿Cuáles son los países que permanentemente se oponen a la suspensión del bloqueo a Cuba  y juegan parejo en el Consejo de Seguridad de la ONU? Sin duda: Estados Unidos e Israel ¿Pura casualidad o es por una bien intencionada causalidad? No tienen ningún pudor diplomático en ocultarlo. Siempre van agarraditos de la mano: son siameses. Cuesta saber quien apoya a quien. A veces, resulta difícil develar cuál de ellos –como país– tiene más poder ¿EEUU o Israel?

2. Ver video en You Tube de la visita de Barack Obama a Jerusalén, en el 2008, en:  https://www.youtube.com/watch?v=G3gcBd0tAAQ;  cuando asistió al  llamado “Muro de los Lamentos”, en Jerusalén, antes de ser electo Presidente por primera vez y dejó un “papelito” que alguien tomó y se armó un gran escándalo en Israel. ¿Saben lo que decía el papelito y lo que fue a hacer Barack Obama a Israel? Pues bien, lo que si sabemos a través de los medios e internet, es que el “papelito” que envió Donald Trump, dice: “Señor: bendice a Estados Unidos, a nuestras Fuerzas Armadas y a nuestros aliados. Guía, protege y fortalece a nuestra gran nación” (Ver mensaje en: http://aurora-israel.co.il/trump-escribio-una-nota-para-el-kotel/) Aunque se comenta que esa breve nota no fue escrita por el puño y letra de Trump sino por David Peyman, uno de sus directores de campaña. Probablemente, por el apellido, de origen judío sionista.

 3. Investiguen la relación estrecha que existió, cuando eran jóvenes, entre los hoy poco recordados: Karol Józef Wojtyła (Juan Pablo II), Lech Walesa y Mijaíl Gorbachov y su relación con la Perestroika, el Glasnov, la desintegración de la Unión Soviética, la caída del muro de Berlín y la metamorfosis de Polonia desde el “Socialismo” al Capitalismo ¿Qué poder o fuerza logró relacionarlos, juntarlos y lograr que llegaran a posiciones de gran influencia e hicieran lo que hicieron?

4. Probablemente pocos sepan que la hija de Trump, Ivanka, se convirtió al Judaísmo desde 2009 y su padre la ha apoyado y se siente muy satisfecho de su decisión, así como ha dicho que apoyará, decididamente, a Israel y a los exitosos empresarios judíos. Ver: DONALD TRUMP: “HE SIDO LEAL A ISRAEL DESDE QUE NACÍ” en: http://www.enlacejudio.com/2015/07/04/donald-trump-he-sido-leal-israel-desde-naci/.  Tengan la seguridad que así será. Los Palestinos junto al Estado Islámico serán, para Trump, unos “terroristas”, como todo país que le indique el poder judío internacional, a través de la CIA y otras agencias de inteligencia, incluyendo el Mossad, y de pronto lo hacen sin intermediarios.

5. Por cierto: ¿Saben ustedes quien habló y qué dijo, después de Donald Trump, en su toma de posesión el 20 de enero pasado? ¿Realmente Trump, como se especuló, está enfrentado al sionismo y a la CIA? Amanecerá y veremos 

Antes de continuar aprovecho para recomendar la lectura del libro, escrito por Peter Dale Scott -ex diplomático canadiense- con el sugestivo título: “El gobierno secreto que dirige los Estados Unidos”, que habla de la teoría del “Estado Profundo” (Ver referencia en: http://www.voltairenet.org/article169349.html)

Por otra parte, esto que “intuyo” y aseguro, sobre la influencia del poder sionista  –internacional, transnacional y mundial – en el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica y de otros países, no es nada nuevo, ya muchos analistas e investigadores lo han expresado mucho antes. Veamos algunas reflexiones de tres destacados investigadores sobre el tema: 

“Hace tiempo que me he estado preguntando si en realidad existe un lobby sionista en los Estados Unidos o si ya éste dejó de serlo para insertarse como parte de la estructura de poder que dirige el imperio. Hoy me inclino por esta última apreciación. No es lo mismo un “lobby”, que por muy poderoso que sea se supone que existe para influir o hacer labor de cabildeo desde fuera, que formar parte del propio poder. El “lobby”, representado fundamentalmente por el American Israeli Public Affairs Committee (AIPAC), puede seguir existiendo como mecanismo de relaciones públicas, pero es solamente parte del juego. Y hablo de sionismo, no de judaísmo, pues aunque los dirigentes de Israel tratan de identificar los dos términos como si hablaran de lo mismo, para mí está claro que el primero expresa una categoría política y el segundo una condición religiosa. Hay judíos, aunque sean una minoría, que son antisionistas.” (Negrillas nuestras)

Referencia: “EEUU bajo el dominio del poder sionista” por Ernesto Gómez Abascal, en: http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article980

“EUU ha caído muy bajo, a nivel moral y económico, a causa de su obediencia y seguimiento respecto al lobby de Israel. Incluso Jimmy Carter, ex presidente de EEUU y gobernador de Georgia, tuvo recientemente que pedir disculpas ante el lobby de Israel por sus honestas críticas al trato inhumano de Israel hacia los ocupados palestinos, para que su nieto pudiera presentarse a un escaño al senado por el estado de Georgia.

Esto podría servir para enseñarles a esos machos tan gallitos de la superpotencia estadounidense quién gobierna realmente en su país.”  (Negrillas nuestras)

Referencia: “Israel es quien gobierna en Estados Unidos…” por Paul Craig Roberts, quien fue Subsecretario del Tesoro durante la administración Reagan.

“El lobby judío en EEUU adquirió fuerza y gran capacidad de influencia en la política norteamericana hacia Oriente Medio tras la guerra árabe-israelí de 1967, cuando se creó el American-Israel Public Affairs Committee (AIPAC) y la doctrina Nixon convirtió a Israel en el gendarme regional del poder militar estadounidense en la región.

Entre los integrantes más sobresalientes del lobby (nucleados alrededor de las figuras políticas del vicepresidente Dick Cheney, y del secretario de Defensa Donald Rumsfeld) sobresale el ex secretario adjunto de defensa, Paul Wolfowitz (hoy presidente del Banco Mundial) para muchos el verdadero "cerebro".

Otros miembros destacados del grupo son Douglas Feith, el ex número tres en el Pentágono, Lewis "Scooter" Libby, ex jefe de gabinete del vicepresidente Dick Cheney, John R. Bolton, embajador de EEUU en la ONU, y Elliott Abrams, a cargo de la política de Medio Oriente en el Consejo Nacional de Seguridad.

También son integrantes destacados James Woolsey, ex director de la CIA, autor de la operación que intentó vincular a Saddam Hussein con el 11-S y con las cartas con ántrax en EE.UU; y Richard Perle, que renunció a su cargo de asesor del departamento de Defensa tras un escándalo empresarial.
Una vez que abandonan sus cargos en la administración estadounidense pasan a desempeñarse en los think-tanks (gabinetes estratégicos) como el American Enterprise Institute (AEI), y el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), desde los cuales siguen operando ideas y negocios para el lobby desde la función privada…

El llamado lobby judío (por "derecha" y por "izquierda) está conformado por una estructura de estrategas y tecnócratas que operan las redes industriales, tecnológicas, militares, financieras y mediáticas del capitalismo trasnacional extendido por los cuatro puntos cardinales del planeta.
El lobby judío no responde solamente al Estado de Israel (como afirman los analistas izquierdistas de la "cara derechista" de los neocons) sino a un poder mundial sionista que es el dueño del Estado de Israel tanto como del Estado norteamericano, y del resto de los Estados con sus recursos naturales y sistemas económico-productivos.

El lobby no solamente está en la Casa Blanca sino que abarca todos los niveles de las operaciones del capitalismo trasnacional, cuyo diseño estratégico está en la cabeza de los grandes charmans y ejecutivos de bancos y consorcios multinacionales que se sientan en el Consenso de Washington y se reparten el planeta como si fuera un pastel.

Este diseño del poder mundial, interactivo y totalizado, se concreta mediante una red infinita de asociaciones y vasos comunicantes entre el capital financiero, industrial y de servicios que convierte a los países y gobiernos en gerencias de enclave. (Me pregunto: ¿En el caso de Argentina, el Presidente Macri o, en el caso de Brasil, el Presidente Temer, estarán jugando este papel de representantes del sionismo mundial, internacional y transnacional?)

Ni la izquierda ni la derecha hablan de este poder "totalizado" por la sencilla razón de que ambas están fusionadas (a modo de alternativas falsamente enfrentadas) a los programas y estrategias del capitalismo trasnacional que controla el planeta.

Mientras no se articule un nuevo sistema de comprensión estratégica (una "tercera posición" revolucionaria del saber y el conocimiento) el poder mundial que controla el planeta seguirá perpetuándose en las falsas opciones de "izquierda" y "derecha".

Y el lobby judío de "derecha" de Bush y los halcones republicanos será sustituido -como está previsto- por el lobby judío "de izquierda" de los demócratas liberales en una continuidad estratégica de las mismas líneas rectoras del Imperio sionista mundial. (Me pregunto: ¿No será que el desarrollo del imperialismo, como última fase del capitalismo decadente, es su carácter transnacional, mundial e internacional?) 

Y el mundo (de no mediar un viraje estratégico del sistema de comprensión) seguirá como hasta ahora: alienado y con el cerebro dividido entre izquierda y derecha.” (Negrillas nuestras)
Ver: “Las "dos caras" del lobby judío: El Poder que controla la Casa blanca” por Manuel Freytas. Publicado en: http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=2159

Y no muestro más, por ahora. Sólo concluyo: En EEUU gobierna, fundamental y esencialmente, el imperialismo sionista mundial, transnacional e internacional. 

Finalmente, l@s invito a leer, en internet: “El judío Internacional”, publicado por Henry Ford. Donde advertía, para la época, cómo el poder judío se apoderaría del sistema financiero (la Reserva Federal, el FMI y otros), de los medios de comunicación (CNN y otros) y del poder político en los EEUU. Puede descargarse de: http://der-stuermer.com/spanish/el%20judio%20internacional.pdf
Sólo adelanto  una interesante e iluminadora cita de este libro, publicado en 1920, extraída del Capítulo XIV, pág. 391 y siguientes, bajo el título: “El jefe de Estado que tuvo que inclinarse ante el judío internacional” en el que se lee:

“El quid del tema “Taft y los Judíos” data de la época en que Mr. Taft era todavía presidente de los Estados Unidos. Los judíos sostienen cerca del Gobierno de Washington una embajada perpetua, cuya misión consiste en inspeccionar constantemente a todo presidente durante el desempeño de su cargo y también a su presunto sucesor. De allí resulta que Taft fuera conocido de los judíos mucho antes de que llegara a ser presidente. Fuera, pues, que no prejuzgaran debidamente su ulterior política, o que no dieran gran importancia a su personalidad, consta de todos modos que no hicieron gran caso de él. Faltan los suficientes indicios para juzgar si antes de ser elegido a la presidencia corría él detrás de los judíos o éstos detrás.

Siendo presidente demostró una vez cierta oposición contra los judíos, por lo cual éstos le declararon completamente “alejado” para ellos. En otra ocasión se presionó sobre él con tan hábiles artimañas que “fué” obediente para siempre a los caprichos de los judíos. El caso pertenece a la historia de disenciones que América ha tenido que sostener con otros Estados a causa de los judíos. Desde 1840 hasta 1911 ha sufrido Estados Unidos por esta razón innumerables disgustos diplomáticos, y en el curso de uno de ellos, que en 1911 alcanzó su punto culminante, el presidente Taft fue “absorbido.” (Negrillas nuestras)

Y aunque no es tema del artículo llama la atención el párrafo siguiente:

“Durante muchos siglos había tenido Rusia sus conflictos con los judíos, pues éstos socavaban los fundamentos de su Estado, hasta que un día Rusia sucumbió al poder judío…”, luego Henry Ford explica cómo los judíos “norteamericanos” presionaron al Presidente Taft a través de transacciones financieras y apelando al control, que ya tenían para la época, de los principales medios de comunicación para lograr interferir el Tratado Comercial entre Rusia y los EEUU. A pesar de la negativa del Presidente Taft, este terminó cediendo a los caprichos del plan judío.  

Ahora bien, no me meteré por ahora con este tema, porque esta es otra historia. Sólo compartiré con ustedes el último párrafo de este capítulo que nos indica la gran influencia que, ya desde comienzos del siglo XX, tenían los judíos sobre el gobierno norteamericano e incluso sobre los “comunistas” rusos. 
Asegura Ford, en su libro: “El Judío Internacional”:
“La primera victoria sobre Rusia la ganaron los judíos en los Estados Unidos; la segunda, el cataclismo final, fue el bolchevismo, la ruina del país y el asesinato de la familia de los Romanoff” (Negrillas nuestras)

No hay dudas: Trump, fue detrás de los votos y el plácet de los judíos sionistas, como lo han hecho, prácticamente, todos los últimos Presidente de los Estados Unidos. No es de extrañar, entonces, Presidente Maduro, que Barack Obama cambiara de opinión sobre Venezuela y que el Nobel de la Paz, no le impidió darle el visto bueno a las órdenes guerreristas del imperialismo sionista mundial, transnacional e internacional, que gobierna en “secreto” – como el Maligno, Lucifer, el Diablo, Mr. Danger o Satanás –  a los Estados Unidos y al planeta Tierra.

Recordemos lo que el propio Donald Trump, aseguró durante su campaña electoral por la Presidencia de los Estados Unidos: 
“El único [candidato] que dará un apoyo real a Israel soy yo”… “El resto son meras palabras, nada de acción. Son políticos. Yo he sido leal a Israel desde el día en que nací. Mi padre, Fred Trump, fue leal a Israel antes que yo. El único que dará a Israel el tipo de apoyo que necesita es Donald Trump”.
Como dicen los juristas: “a confesión de partes, relevo de pruebas”. 

Así que Presidente Maduro, mantenga la prudencia, a la vez, comience a manejar sorpresas y trabaje el escenario pesimista y no se haga grandes expectativas con Donald Trump, quien es buena gente y puede decir lo que sea, pero tenga la certeza que la CIA, el Departamento de Estado, el Mossad, la Reserva Federal, CNN, el Banco Mundial y el FMI, entre otros organismos e instituciones, están bajo la tutela del imperialismo sionista internacional, mundial, transnacional. Y Trump,  si no se ajusta le pasará como al Presidente Taft o quién sabe si lo que le pasó a Kennedy. ¿Saben ustedes por qué justo, en su primer día como gobernante, visitó la Central de Inteligencia (CIA) y les aseguró: “Cuenten con todo mi apoyo”, en lugar de pedirles: “Cuento con todo su apoyo”? “Amor con amor se paga”

Venezuela, mientras no se derogue o elimine lo firmado por Barack Obama, en cuanto a ser calificados como una amenaza para los EEUU, – probablemente por “sugerencia” del poder judío internacional, pues este fue “maltratado y atacado” por Chávez y algunos  líderes Chavistas –  pudiéramos más adelante ser calificados de ser un “narco-gobierno terrorista” y no se nos olvide que  ya Trump anunció, en su toma de posesión, que estos serán desterrados de la faz del planeta Tierra. Y tengan la seguridad que sólo espera la orden del: ¡Cúmplase!

El que tenga oídos que oiga, el que tenga ojos que vea, el que tenga cerebro e imaginación que intuya y el que tenga sentimientos que sienta.

El que no la teme no la debe, pero puede ir preso o ser asesinado si se descuida. 
Presidente Nicolás Maduro: Mantengámonos prudentemente alertas.

Así como terminamos nuestro artículo: “Marchemos por la Paz”, hace un poco más de diez años, (Ver:  http://www.aporrea.org/internacionales/a24117.html), hoy ratificamos este llamado sincero y con sentimiento profundo:  
                                                          
Gobierne quien gobierne en los Estados Unidos de Norteamérica: 

Ni antisemitismo, ni judeofobia, queremos es ¡PAZ!

Share on Google Plus

About Ricardo Abud (Chamosaurio)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario