Lo Último

Consecuencias mortales del llamado a la desobediencia del antichavismo

Tras 80 días de violencia el resultado del plan Almagro, más triste que notorio, ha sido más de 80 muertos y centenas de heridos sin que se cumplieran las pretensiones del antichavismo internacional: la renuncia del presidente constitucional Nicolás Maduro.

Algunos periodistas han hecho un mínimo balance de estas semanas. A continuación el reporte realizado por la periodista de Érika Ortega Sanoja:

Los plantones letales

Las cifras mostradas en el informe del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información (mejor conocido como Minci) muestran que la mayoría de las víctimas (fallecidos y heridos) no ha tenido que ver con los enfrentamientos de sus brigadas violentas contra los cuerpos de seguridad, por el contrario, los fallecidos han sido mayormente debido a cierres de vías. Queda claro que la táctica de "resistencia pacífica" protagonizada por los denominados "plantones" y barricadas ha sido ineficiente para lo que públicamente ha declarado la MUD. Aun cuando hablan de "muertos en protestas" obvian que las muertes ocurren porque no hay resistencia sino ataque, no específico sino letal.
Sin embargo, el "aumento de presión en la calle" declarado por voceros como Freddy Guevara tiene a los edificios como escenarios de lucha. Más allá del atrincheramiento, han servido como bases para el ataque premeditado. Es por ello que los fallecidos y heridos no son efectos colaterales sino productos de la escalada de terror planificada para generar ingobernabilidad y utilizar la confrontación del pueblo contra el pueblo como plataforma sólida del golpe en proceso.

¿Resistencia pacífica o ataques armados?

Cada vez se hace más evidente el rostro insurreccional del plan Almagro, también la participación de los medios privados al ocultar cifras como los 46 efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que han sido heridos con armas de fuego en los enfrentamientos violentos, la mayoría de los llamados de la MUD han terminado con heridos y algunos con muertos a balas o metras.
Algunos videos muestran que había manifestantes armados en el enfrentamiento ocurrido en las inmediaciones de Altamira donde resultó muerto Fabián Urbina. El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, afirmaba a comienzos de junio que "20 personas han sido asesinadas por utilización de armas de fuego y nos llama la atención que sólo dos responsables hayan sido detenidos. Hay que exhortar al sistema de justicia en este tema".

Crímenes de odio

Por otro lado, se registraron al menos cinco crímenes de odio. Almelina Castillo y Orlando Figuera en Caracas, Bryan Principal, Josué Carrillo y Danny Subero en el estado Lara. Tanto en el caso de Danny Subero, asesinado a golpes y disparos en Cabudare (Lara), como el de Orlando Figuera, apuñaleado y quemado en Chacao (Caracas-Miranda), hay sospechosos identificados y detenidos, así como en el caso de Almelina Castillo.
La intoxicación mediática es tal que el liderazgo político de la MUD ha sido emplazado a intensificar el caos interno que ha venido prometiendo, lo que se les hace imposible por el entrampamiento que significa, de cara a los foros y medios internacionales, insurgir violentamente con un discurso de democracia y derechos humanos.
Tanto con el caso de Subero como con el de Figuera se ha pretendido amedrentar al chavismo así como limitar y restringir sus movimientos y comportamientos, así lo plantean algunos comunicadores y voceros.

La guerra no convencional

El informe elaborado por el Minci muestra cómo dos personas murieron por manipulación indebida de explosivos, entre ellos Neomar Lander, menor de edad.
A esto se suman los muertos por armas no convencionales utilizadas en manifestaciones convocadas como "pacíficas", como Armando Cañizales, Miguel Castillo y Diego Arellano que fueron impactados por metras o balines que no son utilizados por cuerpos estatales de seguridad.
En la logística y armamento del plan Almagro hay todo un equipamiento artesanal que va desde escudos fabricados por empresas venezolanas hasta chopos y morteros con los que se han atacado a las fuerzas gubernamentales de seguridad. Algunos de sus proveedores y usuarios han sido detenidos y puestos a la orden de la justicia, otros están identificados y siguen solicitados.
Tanto en Venezuela como en otros países el antichavismo ha utilizado el asedio como método de intimidación a funcionarios del Estado. Así, mediante redes sociales y herramientas como Google Maps, han ubicado a funcionarios y familiares de éstos para amenazarles y atacarles.

El escrache y el asedio

En el marco de la reciente Asamblea General de la OEA en Cancún, México, Gustavo Tovar Arroyo, patrocinador de las "fiestas mexicanas" donde se forma y financia al liderazgo juvenil antichavista, atacó al vicecanciller Samuel Moncada. Asimismo han asediado embajadas e insultado públicamente a personas vinculadas al Estado.

Otro caso: el sábado 17 de junio fue asediada la casa materna del Defensor del Pueblo Tarek William Saab, personas identificadas con el partido Primero Justicia arremetieron contra su vivienda.
El aumento de la presión en la calle anunciado por voceros antichavistas va tornándose en escenarios de violencia especializada y selectiva, de allí que se pueden esperar, conocidos y analizados otros laboratorios de guerra similares en otras partes del mundo, entre otras cosas, atentados selectivos, actos de sabotaje y ataques armados contra las fuerzas de seguridad del Estado.

A la MUD no le quedan más opciones que intensificar el foquismo en vista de que la convocatoria callejera ha decaído. Por esa razón han convocado a la ejecución del artículo 350 de la Constitución (desobediencia civil). Y ese llamado, viniendo de donde viene, tiene consecuencias gravísimas y lamentables que contar.
Share on Google Plus

About Ricardo Abud (Chamosaurio)

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario